Tothom és creatiu?

Us fem a mans d’un post publicat per en Guzman López al seu blog, Explorando el Kilimanjaro.
La setmana passada publicaba un interessant post afirmant que tots i totes som creatius … hi esteu d’acord?

“Quiero hablar aquí sobre los mitos, estereotipos, falsas creencias y teorías implícitas que se tienen sobre la creatividad, y esto con básicamente dos finalidades: mostrar que la creatividad, empieza por la actitud de ser creativo y que todo el mundo es creativo.

Cuando afirmo que todo el mundo es creativo, ni mucho menos le estoy restando importancia a la creatividad, tan sólo estoy dejando ver algo y es que la creatividad pertenece al hombre, de hecho, es el regalo más preciado que se nos ha concedido. Sin ella seguramente no estarías leyendo este artículo ni tampoco lo hubiera podido escribir yo. Te invito a que observes a tu alrededor, te detengas un momento en cualquier objeto y reflexiones sobre él. Todo lo que ves lo ha inventado el hombre, y lo ha hecho por medio de la creatividad, ¿cómo si no?

Cualquier cosa viene por una idea y esa idea surge en el cerebro. Todos tenemos uno, por tanto, todos somos creativos. Soy consciente de que esto es una reducción bastante simplificadora de la realidad y debe ser matizada convenientemente, así que me explicaré mejor.
Auque la creatividad se ha buscado en todo el territorio cerebral, pienso que no se ha encontrado. Tres razones espero que ayuden a entender mi posición:
1. Es verdad que se ha llegado a afirmar que el hemisferio derecho es nuestro hemisferio creativo, dejando al izquierdo la parte más analítica y seria del pensamiento. No dudo que esto no pueda ser cierto, pero según lo veo yo, la creatividad no es tan sólo eso. Las ideas, incluso las buenas ideas, puede que surjan de una mente más abierta, menos analítica y convencional, aunque no siempre es así. Pero incluso aceptando esta visión, debemos recordar que la creatividad no es sólo un proceso divergente siendo ésta tan sólo la primera fase del proceso creativo. Una vez las ideas han fluido es estrictamente necesario una parte analítica, más conservadora, más organizada, como lo es el hemisferio izquierdo, donde esas ideas frescas puedan asentarse para darles forma. El pensamiento convergente debe ser el sucesor del divergente para que el proceso creativo sea íntegro y no se quede en una mera tormenta de ideas sin sentido. Como diría Fromm(1963) la primera fase es femenina, mientras la segunda, la del trabajo duro, es masculina. Este es un problema común entre los creativos que confían demasiado en su hemisferio derecho y desprecian el izquierdo. Con todo esto quiero dar evidencia de que la creatividad necesita todo el cerebro para que se manifieste, no sólo una parte.
2. Otra razón por la cual la creatividad no puede encontrarse en una zona concreta es porque existen tantas formas de creatividad como de inteligencia. El psicólogo Howard Gardner (1983,1993,1995) en su teoría de las inteligencias múltiples, propone que la inteligencia no es una entidad unitaria sino más bien una colección de ocho inteligencias diversas. Según esta perspectiva las personas pueden ser inteligentes de manera diversa. Por tanto un músico sería inteligente de un modo distinto a un escritor y éste lo sería a un arquitecto. Por tanto, habría varias inteligencias y cada uno estaría más dotado en una de ellas. Aunque tengo mis críticas sobre esta teoría, me gusta para ejemplificar el caso de la creatividad. Tal como sugiere Gardner con la inteligencia, ocurre lo mismo con la creatividad, es decir, no existe sólo un tipo de creatividad. Yo, al igual que Gardner, estoy de acuerdo en que no hay sólo un tipo, pero difiero enormemente en el número de ellas. Gardner nos da un número (ocho) para luego ir ampliándolo según va investigando, y sinceramente ya no sé ni por dónde va. Yo no cometeré tal imprudencia, a mi modo de ver, y no daré ninguna, no por miedo a equivocarme en el número, sino porque estoy convencido de que hay tantas como la mente quiera y desee. Si hubiera un número ya no estaríamos hablando de creatividad. La creatividad se reinventa así misma y no deja de sorprendernos. Cualquier parte cerebral puede ser digna de esa chispa, de esa asociación de ideas, de esa curiosidad que hace falta para encender el fuego creativo. Cualquier estímulo puede ser recogido por nuestros sentidos, y debemos saber que existe una parte diferenciada en nuestro cerebro para recoger esos estímulos dependiendo de nuestro sentido receptor.
3. Por último, la razón más importante de todas. Aquí es donde el experto respira tranquilo y el neófito se sorprende, pero allá va: la creatividad no puede ser encontrada en el territorio cerebral porque sencillamente no está. Y no es que no esté por nada concreto, no está porque la creatividad no es una cosa material, es un forma inteligente de pensar. Y esto nos hace darnos cuenta de que al ser una forma inteligente de pensar, no puede estar reducida a un parte concreta, y por tanto necesita de todo el cerebro para poder cumplir con todo el proceso creativo.

Ya ha quedado claro, espero, que si la creatividad es una forma de pensar y se piensa con el cerebro, el hecho de que todos, nos guste o no, poseamos uno, nos hace poseedores de la gran herramienta para ser creativos.
Que lo utilicemos o no ya es algo que depende de nosotros mismos, de nuestra actitud.”

Els comentaris estan tancats.